viernes, 1 de noviembre de 2013

NIÑO JESÚS (Restauración)


Esta imagen del Niño Jesús me llegó en un estado desastroso, como lo pueden ver en las fotos. Pero yo entiendo que muchas veces estas piezas pueden guardar recuerdo, historias, alegrías, etc. por eso dije que sí a la restauración y empieza el desafío para dejarla nuevamente en uso. Manos a la obra, te cuento los pasos:



1) Desengrasarla muy bien y limpiarla hasta en los últimos recovecos. En este caso es bastante más fácil, ya que las partes están separadas y no fueron repintadas o mal pegadas.



 
2) Reparar y reponer partes de la imagen dañadas o faltantes (manos, dedos, pies, etc.). Las partes mal pegadas (aunque no es este caso) hay que sacarlas con algún bisturí o espátula pequeña para volverla a pegar o directamente rehacerla en yeso y enduído.

3) Lijar todo muy bien con lijas de granos finos. Esta tarea puede llevar algunos días.

4) Se le pasa goma laca incolora para sellar poros, por lo menos 3 manos.


5) Vamos preparando mientras tanto, la cuna que en este caso la hice con ramas de té, atadas con cordeles, pegada con cola de carpintero y pintada en la gama de los marrones. También se prepara un pequeño almohadón, donde irá el Niño Jesús. Como me dieron piedra libre para vestirlo, le pondré ropa de bebé antigua de lino puro y puntillas hechas a bolillo, bien lo amerita.



 
6) Como les digo siempre lo más lindo es “pintar”. Varios recipientes con goma laca y los pigmentos naturales siempre a mano. La pintura se prepara de a poco ya que seca muy rápido y no es cuestión de desperdiciar los pigmentos que no son nada baratos. Recordar que algunos colores se forman por la superposición de colores más claros (la piel es uno de ellos). Si se crea un color, no olviden de anotar sus proporciones, de lo contrario tardarán mucho en volver a conseguirlo, o lo que es peor deberán cambiar el color. Por cada color un mínimo de 3 manos. Recomiendo empezar por los colores más claros. Siempre tengan un recipiente con alcohol para ir dejando dentro de él los pinceles usados (la goma laca se disuelve en él) caso contrario les costará mucho su posterior limpieza.

7) Una vez lista la pintura, vienen los retoques y la vestimenta. Si se quiere se pone aureola. Cuando se pinta con pigmentos naturales puede obviarse el barniz final, aunque hay personas que igualmente le suelen pasar.



 
Si tienen algún Niño Jesús para restaurar no lo dejen para el mes de diciembre, háganlo antes y con tiempo. “TODO LO QUE SE HACE A LAS APURADAS SIEMPRE SALE MAL O NO MUY BIEN”.

EL PASO A PASO:





No hay comentarios: